martes, 30 de junio de 2009

Negocios según los piratas somalíes

Todos sabemos que los piratas somalíes son un peligro y amenaza constante para la navegación y el comercio internacionales. Sin embargo, si dejamos de lado todos estos aspectos negativos, podremos apreciar que el modelo económico que está detrás de estos actos de violencia tiene un sólido fundamento.

Aquí pueden encontrar un análisis económico del modelo de negocios de los piratas somalíes. Este análisis incluye información acerca del mapa con el rango de acción de los piratas, los ataques, las negociaciones y las resoluciones finales.

Así mismo, en este otro enlace el autor analiza proceso completo que los piratas llevan a cabo. Si leen con detenimiento, verán que el negocio es mucho más organizado que muchos negocios existentes en el mundo. Tienen inversionistas que financian las campañas de ataque, negociadores educados que son el nexo entre los piratas y los "clientes" (personas o entidades que deberán pagar el rescate), un área de recursos humanos que se encarga de la selección del personal, un área de logística que velan por el correcto uso de los armamentos, un área de contabilidad que se encarga de los ingresos y egresos de la empresa.

No apoyo esta clase de "negocios", pero entiendo que en un país tan pobre como Somalia, la necesidad por comer ha originado esta clase de actividades.

2 comentarios:

Alexander Marino dijo...

Exactamente, es mas, a veces llego a pensar que los procesos y manejo economico del crimen exige altos niveles de organizacion y estandares de calidad en los procesos, sobre todo con un factor muy importante que es la creatividad, como dice el viejo refran "hecha la ley, hecha la trampa"

Victor.. de ahi conversamos de los negocios turbios -_- jaja que va sher!

Slds!

Vitinho dijo...

Algo similar ocurre en las organizaciones de narcotraficantes. Antes las cosas eran más por la fuerza y mediante el uso de armas; ahora se presta más atención a la administración y al aspecto económico. Tanto así que los hijos de los narcotraficantes llegan a estudiar una buena carrera profesional e incluso una maestría. Todo esto para dirigir el negocio que sus padres iniciaron años atrás.